• Páginas: 80
  • Color: Color
  • Tapas: Cartoné
  • Formato: 21 x 21 cm
  • N.º edición: false
  • ISBN: 978-84-15685-97-5
  • EAN: 9788415685975
  • Año de publicación:
  • Año de publicación:
  • Colección: Astiberri Pop

Amo los uniformes

Blanca Lacasa, Cristóbal Fortúnez

Edición en papel: 16 €
Comprar en librerías
Edición digital: 5 €
  • Páginas: 80
  • Color: Color
  • Tapas: Cartoné
  • Formato: 21 x 21 cm
  • N.º edición: false
  • ISBN: 978-84-15685-97-5
  • EAN: 9788415685975
  • Año de publicación:
  • Año de publicación:
  • Colección: Astiberri Pop

“¡Ni un trabajador sin uniforme!”. Con este lema, Blanca Lacasa y Cristóbal Fortúnez apelan a una revolución laboral textil donde el uniforme deja de ser rancio y cobra virtudes de lo más dispares: se acabaron los privilegios de los bomberos, barrenderos y enfermeros. Todas las profesiones deberían tener derecho a lucir un atuendo específico y exclusivo: ¡que entren en vigor a partir de ya la batamanta para los críticos de cine, el chándal para los opositores, la túnica mística para los teleadivinadores y el albornoz para los actores porno!

Blanca Lacasa, periodista, cantante y escritora, y Cristóbal Fortúnez, uno de los ilustradores más llamativos del panorama nacional, reflexionan sobre las ventajas del uniforme y la injusticia de que ciertos colectivos lo disfruten y otros no. Por ello, reivindican “uniformar a todo asalariado viviente”, que cada profesión tenga su propio “kit textil para la faena”, y proponen una colección de uniformes que hará más fácil y lucida la vida de cualquier trabajador.

En palabras de Lacasa: “Los uniformes son asimilados en no pocas ocasiones a totalitarismos, a imposiciones, al deseo –como su propio nombre indica– de uniformar e igualar por la vía de la obligación y con un criterio estético y formal decidido por un alguien u orden superior. Y suelen asociarse a agentes represores, controladores o restrictivos (olvidando que algunos empleos tan entrañables y amables como pescaderos, acomodadores de cine o cajeros del Día lo exhiben). Ésta es una visión del uniforme. Otra, más bondadosa, e incluso beneficiosa, es la presentada aquí. Una oda al uniforme, una declaración de amor al hábito, una reivindicación del traje uniformado”.

¡Ups!

Lo sentimos, parece que algunos productos no están disponibles en esa cantidad.

OK