Papel estrujado
  • Papelestrujado3
  • Papelestrujado4
  • Papelestrujado5

Papel estrujado

Nadar

400 páginas. Blanco y negro
Rústica con solapas
ISBN: 978-84-15685-04-3
2ª edición
  • Edición en papel
    19.00 €
  • Edición digital
    5.00 €

Javi tiene 16 años, ha dejado el instituto y se ha convertido en una suerte de sicario bien remunerado al que le piden todo tipo de trabajos los mismos estudiantes: venganzas, recuperar objetos robados, romper alguna nariz... Pero un día, durante el transcurso de una fiesta, le hacen un encargo diferente. Y la cosa sale mal... 

Paralelamente, Jorge acaba de llegar a la ciudad y ha empezado a trabajar en una nave de carpintería industrial. Arturo, un compañero, intenta acceder a él, pero sus esfuerzos resultan baldíos: Jorge está rodeado de misterio, es un hombre triste y taciturno que lleva a cuestas la culpabilidad de un hecho que sólo él conoce y con el cual tiene que vivir...

Papel estrujado es una historia sobre la soledad de la culpabilidad y sobre personas que se abren camino, se reinventan y sobreviven cuando todo cambia y el pasado parece ser una losa de la que no podemos desprendernos.

Nadar demuestra una sorprendente madurez en su primera obra larga. Resuenan ecos gráficos de maestros como Frederik Peeters y David Mazzucchelli, al tiempo que desarrolla un trabajo con una voz propia.

Premio del público a mejor obra en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona 2014

Papel estrujado es una de las novelas gráficas de debut más impresionantes que he leído en los últimos años. Nadar es muy ambicioso y tiene el talento para serlo”. Santiago García

“He aquí un universo gris plagado de minúsculos personajes. Rostros que envejecen, miradas que se cruzan, palabras que no llegan a pronunciarse. Sobre un escenario de hormigón y acero, miserable y mal iluminado, asistimos a una representación: el teatro de la vida y de la muerte, la vieja representación de los histriones clásicos, donde cada hombre y cada mujer portan una máscara que, tarde o temprano, ha de desprenderse”. Alfonso Zapico