La balada del norte. Tomo 3
  • Labaladadelnorte3 1
  • Labaladadelnorte3 2
  • Labaladadelnorte3 3

La balada del norte. Tomo 3

Alfonso Zapico

248 páginas. Blanco y negro
Cartoné. 18.4 x 26.0 cm
ISBN: 978-84-17575-47-2
Año de publicación: 2019
1ª edición
  • 18.00 €

La Revolución de Asturias ha fracasado. Los rebeldes descargan sus últimos cartuchos y huyen, mientras las tropas del general López Ochoa y los regulares de Yagüe ocupan ciudades y pueblos. Coordinada por Franco desde Madrid, comienza la represión; es la hora de la venganza, de cobrarse con intereses los desmanes cometidos durante la revuelta obrera. Tristán Valdivia, el hijo del patrón, une aquí su destino a los perdedores de la Historia, y se lanza montaña arriba hacia ninguna parte, en busca de quién sabe qué. 

La periodista Tereixa Constenla subraya que “en La balada del norte, Zapico ha decidido darle a su tierra (la cuenca minera asturiana) un relato gráfico detallista y ecuánime sobre todo lo que rodeó la Revolución de 1934, su poco antes y su poco después. Un ensayo a sangre y fuego de la posterior Guerra Civil y de la posguerra. Lo histórico, con Franco, Yagüe y Doval (el feroz capataz de la represión sobre el terreno), está pegado al rigor. Lo ficcional descansa sobre seres complejos, dueños de todas las contradicciones, miserias y grandezas que poseemos cada uno de nosotros”.

Apolonio, el minero revolucionario, “dice en este libro que la gente que lleva la vida de los mineros –concluye Constenla– ‘nunca se preocupa por lo que pasará después’. Este es un cómic contra esa despreocupación hecho desde el respeto a la historia y el amor por el dibujo. Un libro para estudiar en los institutos”.

 

 

“Alfonso Zapico, ‘rara avis’, traspasa el estereotipo en La balada del norte para llegar a la esencia: las esperanza, los ideales rotos, derrotados (que no perdidos)... y también traicionados. La bondad y la barbarie. La generosidad y la miseria moral. La humanidad, en fin. Dibuja, refiere lo que fue la vida y la muestra en la cuenca minera de los años 30. Así me la narró mi padre. Y sin sectarismo. Con respeto a las gentes y a la historia”.

Javier Nart